Monthly Archive noviembre 2016

FUNCIONARIOS PÚBLICOS A GESTIONAR CORRECTAMENTE LOS GASTOS DE FUNCIONAMIENTO

 

Un llamado de atención a los funcionarios y servidores públicos de la Administración Municipal hace la concejal de Medellín, Aura Marleny Arcila Giraldo, en el sentido que deben gestionar inteligentemente los gastos de funcionamiento de sus respectivas dependencias.

La Concejal liberal es la proponente de la sesión orientada a analizar la “Situación del control de los gastos de funcionamiento y la gestión de recursos de financiación y cofinanciación nacional”.

Y es en este contexto que Arcila Giraldo, hace el llamado de atención, segura de que los ajustes hechos a las finanzas del Municipio de Medellín en los últimos 15 años obedecieron más a obligaciones nacionales y legales que al convencimiento propio de mantener los gastos de funcionamiento contenidos y administrados de manera consciente y responsable.

“Para ser responsables y ganarse la confianza y credibilidad de la ciudadanía, es urgente que nuestros funcionarios aprendan a ser más razonables con los gastos de funcionamiento. Mejor dicho: que se sientan estimulados y comprometidos a gastar menos en cosas superfluas, a generar mejores resultados, a disminuir programas con poco impacto, a ser capaces de visibilizar gastos de funcionamiento ocultos como gastos de inversión y a gestionar nuevas fuentes de financiamiento para que ese esfuerzo se equipare con el esfuerzo tributario de los ciudadanos”, explica la Corporada.

Dice que la ciudadanía ha hecho esfuerzos monumentales en materia fiscal, pasando de 380 mil millones de pesos por ingresos tributarios en 2002 a cerca de 1 billón de pesos en 2011. Es decir, en una década la Administración le ha impuesto el doble de cargas a los ciudadanos.

“Es justo construir una política pública de austeridad con el apoyo de expertos del sector privado, que permita hacer en los gastos de funcionamiento la revolución y modernización que ha hecho la ciudad en términos de tributos”, insiste.

Aura Marleny Arcila, pide que se tengan en cuenta la Política Pública de Austeridad del Gasto y Diversificación de Fuentes de Financiamiento, de su autoría (Acuerdo 50 de 2012), y el Programa de Investigación, Detección y Gestión de Recursos de Financiación y Cofinanciación Nacional para Programas y Proyectos de la Alcaldía de Medellín (Acuerdo 30 de 2014).

La concejal Arcila Giraldo, afirma que el incremento de gastos de funcionamiento en los últimos años se debe al aumento de la nómina de personal y al aumento de las inversiones en obras nuevas con presiones intrínsecas de largo plazo en cuanto a mantenimiento y operación.

Entre otras estrategias para gestionar los gastos, propone que las secretarías no acepten contratos que incluyan gastos de administración y funcionamiento ocultos; asegurar que se estandaricen los costos de los servicios que son repetitivos; articular las compras de las entidades del territorio, con las compras nacionales; desarrollar el Plan Municipal de Reducción de Gastos de Funcionamiento, utilizando el apoyo del sector privado; desarrollar el Plan Estratégico de Desarrollo de Fuentes Alternativas; y estimular buenas prácticas de gestión: pasar de un presupuesto que valore a quien gasta mejor y no a quien gasta más.

MEDELLÍN NO SEGUIRÁ HACIENDO OBRAS EN SOLITARIO

La concejal liberal, Aura Marleny Arcila Giraldo, fue una de las proponentes del debate acerca de la urgencia de reglamentar los mecanismos de financiación del suelo incluidos en el Plan de Ordenamiento Territorial –POT-. En su presentación planteó, entre otros retos de financiación, el de obtener suelos públicos o convertir suelos privados en suelos de uso público para construcción de vías, parques, viviendas de interés social y prioritario e infraestructura de transporte.

Pero la Concejal dijo que es esencial recurrir a fuentes de financiación diferentes a las tradicionales como los impuestos Prediales y de Industria y Comercio. Respecto del Predial, por ejemplo, recordó que en nueve años el Municipio ha pasado de 600 mil predios a casi un millón, y de un avalúo de 10 billones de pesos a casi 80 billones de pesos.

“Lo cierto es que ya hay suficiente presión fiscal sobre los ciudadanos de Medellín. De hecho, ya viene una nueva actualización catastral en 2017. Por eso hay que buscar otras alternativas de ingresos para financiar obras”, precisó Arcila Giraldo, quien también recordó la importancia de la Valorización para construir infraestructura vial, pero igualmente ha sido usada intensivamente afectando económicamente a la comunidad.

Pidió a la Administración voltear a mirar otros instrumentos de financiación como la Plusvalía en el POT y la Plusvalía por Obra Pública, además de instrumentos de gestión del suelo como la Enajenación Forzosa, la Enajenación Voluntaria, Expropiación Judicial, Expropiación por Vía Administrativa, Declaratoria de Desarrollo Prioritario, Derecho de Preferencia, Unidades de Actuación Urbanística, Reajuste del Suelo y Transferencia de Derechos. Todas son formas diferentes de acceder a terrenos para el desarrollo de las obras que necesita Medellín para su crecimiento conforme con el POT.

“Tenemos a la mano instrumentos de financiación y gestión que debemos reglamentar. Me declaro insatisfecha hasta que estén en ejecución algunos de ellos. Entiendo que los procesos sean complejos, pero no podemos seguir permitiendo que la Municipalidad siga financiando proyectos y obras en solitario, sin la ayuda del Gobierno Nacional y sin participación del sector privado”, sentenció Aura Marleny Arcila.

La Corporada liberal dijo que ya es hora de que estén reglamentados algunos de estos instrumentos de financiación y gestión.

“Espero que sea una realidad la promesa que se hace hoy: que en el primer trimestre de 2017 el Municipio empezará a recaudar ingresos para el control y gestión del Plan de Ordenamiento Territorial”, concluyó.